ODONTOPEDIATRÍA

¿Qué conocemos por odontopediatría?

Con el paso de los años la preocupación de la gente por su salud dental se ha ido incrementando de una manera constante y progresiva. Se han concienciado de la importancia de la prevención en salud bucodental, ya que nos ayuda a estar sanos tanto por fuera como por dentro.

Ya desde edades tempranas es de lo más recomendable adquirir unos buenos hábitos de higiene dental. Es importante pues inculcarle a los más pequeños unas costumbres y rutinas en cuanto a la higiene dental.

Es aquí donde surge la figura del odontopediatra, un servicio que se puede encontrar en nuestras clínicas dentales en Cerdanyola y Ripollet. Este profesional se encargará de dar las pautas tanto a padres como a los niños para que su salud dental sea la más favorable. No hay que olvidar que desde pequeños hay que estar al pendiente de que la dentición sea la correcta y evitar problemas posteriores.

El odontopediatra es un especialista ampliamente formado para tratar las posibles infecciones o enfermedades de tipo dental que puedan surgir a los pequeños de la casa. Tratándolos con mucho mimo y dedicación para que dejen atrás, tanto los mayores como los niños los miedos o temores al dentista.

odontopediatria bcn1 - Odontopediatría

PRIMERA VISITA GRATUITA

VISITA GRATIS A DOMICILIO

LABORATORIO PROPIO

GARANTÍA POR ESCRITO

Preguntas y respuestas sobre odontopediatría

Es recomendable acudir al dentista cuando comienzan a aparecer los primeros dientes y se nota algún síntoma o detalle que no se considere normal. Si todo viene saliendo bien, entonces la primera visita se tendría que considerar hacer a partir de los 4 años.

Es a partir de los 5 años cuando los incisivos se mudan y surgen los molares definitivos. Así que ya esas piezas resultantes son las que acompañarán al pequeño durante toda su vida. Llegando ya a los 16 años aproximadamente todos los dientes con carácter permanente ya habrán aparecido.

Con la excepción de las llamadas “muelas del juicio” que pueden ir formándose hasta los 22-24 años y que es posible que, en determinados casos, ni lleguen a erupcionar.

Si se da el caso de rotura de un diente permanente no hay que esperar en ningún caso y llevar al pequeño de inmediato al odontopediatra para que haga una pronta valoración del daño causado.

En el caso de que el diente se hubiera caído de un golpe lo más conveniente para su conservación y posterior restauración sería mantenerlo dentro de la boca o ponerlo en un recipiente con leche e ir a la consulta del especialista. En nuestro servicio de odontopediatría en nuestros centros de Ripollet y Cerdanyola actuaremos de inmediato para darle una pronta solución.

La figura del odontopediatra en estos casos es fundamental para asesorar a los padres en todo lo relacionado con la salud bucodental de sus hijos. Ya que los progenitores son los responsables de que sus pequeños comiencen a una edad temprana a cuidar de su higiene dental.

Desde el momento que las primeras piezas hacen su aparición, los padres tendrían que cuidar que los niños se limpien los dientes de una manera correcta. Ya a partir de los 3-4 años éstos pueden comenzar a hacerlo por sí mismos, siempre con la vigilancia de sus progenitores.

Pero lo importante de esto es que los pequeños de la casa adquieran por ellos mismos los hábitos de salud e higiene dental cuanto antes mejor. Y que no lo tengan como una obligación, sino que lo consideren como algo normal y habitual.

A modo de consejo, para que los niños no se les haga pesado o largo el cepillarse los dientes, pues se les puede poner una de sus canciones favoritas y mientras dure ellos se vayan cepillando los dientes. Gracias a este tipo de juegos el tiempo de cepillado será el adecuado.

El tiempo viene determinado por lo que el dentista estime adecuado, o en su defecto, por las necesidades del niño. A modo de orientación, cada 6 meses estaría bien que se hiciera una visita rutinaria para prevenir cualquier alteración.
Ésta es una de las preguntas más habituales que los padres se hacen desde el momento en que el pequeño comienza a hacer uso del chupete o tiene la costumbre de chuparse el pulgar.

Es aconsejable que no dure más de dos años ya que estos hábitos pueden desembocar en un mal desarrollo de los maxilares y provocando una mala oclusión en el futuro. Permitiendo que los alimentos no puedan ser procesados de una manera correcta y causando problemas de salud posteriores.

 
6d 200x252 - Odontopediatría
 

Doctora Cristina Pomares

Especialista en Odontopediatría

Nº de colegiado 6579. Conservadora, endodoncia, odontopedediatria.

    • Licenciado en Odontología UB.
    • Postgrado en Endodoncia SCOE.
    • Curso de odontopediatría.
    • Actualmente cursando postgrado en Ortodoncia en Orthodontic world institute.

×
Te llamamos
GRATIS

Nombre

Correo electrónico

Nº de teléfono

Enviando este formulario otorga permisos a Clínica Dental Virgen del Pilar para realizar una llamada telefónica comercial a los datos solicitados. Sus datos son confidenciales y no serán cedidos a terceros.