ODONTOPEDIATRÍA EN RIPOLLET Y CERDANYOLA DEL VALLÈS

Una de la características más llamativas de la actitud de la población general es su creciente concienciación sobre la importancia de la prevención en lo que a la salud bucal se refiere. De la misma manera que se somete al recién nacido a un examen rutinario por parte de un especialista, el pediatra, que certifica el estado de salud del recién llegado y lo atiende en sus primeros años de vida y hasta la adolescencia, debería revisarse también la dentición del niño.

En efecto, es muy importante que la boca y los dientes, que tanta relevancia va a tener a lo largo de su vida, reciban la atención de nuestra odontopediatra. Nuestra especialista les ofrece la atención que precisa, informarles y formarles sobre los cuidados de los dientes y atender a sus hijos con cariño y dedicación que es lo que se merecen.

odontopediatria-bcn1

PRIMERA VISITA GRATUITA

VISITA GRATIS A DOMICILIO

LABORATORIO PROPIO

GARANTÍA POR ESCRITO

Desde el momento en que comienzan a salir los dientes y se observa algún problema alarmante, sino lo habitual es hacer una primera visita a los cuatro o cinco añitos.

Entre los cinco y los siete años de edad empiezan a cambiarse los incisivos y hacen erupción los primeros molares definitivos. Por lo que todas las piezas que aparecen en la boca a partir de esta edad ya no se cambian. Entre los catorce y los dieciséis años  han aparecido ya todos los dientes permanentes, a excepción de las muelas del juicio, que hasta los veinticuatro años de edad pueden terminar de formarse, y no siempre llegan a salir.

Llevar al niño al dentista, a ser posible con el fragmento fracturado. Si el diente se ha caído a consecuencia de un golpe, hay que conservarlos dentro de la boca o en un recipiente con leche y acudir inmediatamente a nuestra consulta.

Porque de ellos depende el futuro de la dentición permanente. Los dientes definitivos que están empezando a desarrollarse son muy sensibles a las infecciones causadas por caries en los dientes y muelas de leche y podrán presentar, en un futuro, defectos en la calcificación del esmalte, (cambios en la coloración, malformaciones, etcétera). Además una dentición de leche sana ayudara al niño a desarrollar correctamente la función masticatoria.

Los padres deben ayudar a los niños a limpiarse los dientes desde el momento en que estos hacen erupción. A partir de los tres o cuatro años podrán empezar ha hacerlo solos. Sobretodo hacemos hincapié en la importancia de crear este hábito para que de mayores de forma natural lo hagan sin verlo como una obligación sino como parte de su higiene personal.

Cada seis meses o con la frecuencia que nuestra especialista determine.

Sí, cuando son hábitos que se siguen manteniendo después de los dos años de edad, ya que interfieren en el desarrollo normal de los maxilares y se convierten en la causa de una mala oclusión en el futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

×
Te llamamos
GRATIS

Nombre

Correo electrónico

Nº de teléfono

Enviando este formulario otorga permisos a Clínica Dental Virgen del Pilar para realizar una llamada telefónica comercial a los datos solicitados. Sus datos son confidenciales y no serán cedidos a terceros.